Buscador

Recibe un mail con lo último publicado en el Blog...

martes, 9 de diciembre de 2008

Para una entrevista de trabajo exitosa.

Ingresa en un estado de relajación concentrada. Este es el estado desde el cual muchos deportistas operan. Necesitarás el aquietar la auto conversación negativa en tu cabeza a través de la meditación o visualización previa a sentarte en la reunión de la entrevista. Te enfocarás en el momento presente y serás menos apta/o para experimentar lapsus en la concentración, los nervios, las dudas y la auto condenación.

Actúa espontáneamente, pero bien preparada/o. Sé tu ser autentico, profesional y real. Comprométete en conversaciones verdaderas con tu entrevistador, descansando en la preparación que tu hiciste previo a asistir a la reunión. Realiza varios ensayos con otra persona simulando la entrevista antes de que ocurra. Es igual como el anticipar las preguntas que se te van a preguntar en un examen final.

Establece metas para la entrevista. Es tu trabajo el dejar la reunión sintiéndote seguro que el entrevistador sabe tanto como el o ella pueda acerca de tus habilidades, capacidades, experiencia y logros. Si tu detectas que hay concepciones erróneas, acláralas antes de irte. Si el entrevistador no encuentra tiempo para hacerte preguntas importantes, plantéalas tu misma/o diplomáticamente y respóndelas. No dejes la reunión sin lograr que tus propias preguntas sean respondidas a fin de que tengas una idea clara de en que te estas metiendo. Si es posible, trata de obtener otras entrevistas, especialmente con otras personas que tengan un rol importante para el trabajo al que estas postulando.

Conoce la pregunta detrás de la pregunta. Cada pregunta se refiere a: ¿Porqué debería contratarte?. Cerciórate de que tu respondas completamente. Si hay una pregunta de tus fechas límites de reunión considera si el entrevistador indagando cudiadosamente acerca de tu vida personal, teniendo cuidado de que no te pregunte si las responsabilidades con tu familia interferirán con tu trabajo. Encuentra una forma de dirigir los temores si tu detectas que ellos están presentes.

Considera el temario del entrevistador. Mucho hay en los hombros del entrevistador. El o ella tiene la responsabilidad de contratar al candidato adecuado. Tu capacidad para hacer el trabajo va necesitar ser justificada. ¿Esta persona se ajustará a la cultura de esta organización? Estas así como otras preguntas pesarán en la mente del entrevistador. Encuentra formas de demostrar tus cualidades mucho mas allá de solo hacer el trabajo.

Fuente: Consejos Sabios.

No hay comentarios: