Buscador

Recibe un mail con lo último publicado en el Blog...

martes, 19 de noviembre de 2013

Tratamiento de fertilidad


Los tiempos modernos hacen estragos en las parejas modernas ya que la exigencias del trabajo son tan avasalladoras, que ello no permite una normal y reconfortante vida en pareja. Los afecta anímica y sexualmente, complicando la posibilidad  de disfrutar del otro y de lograr un embarazo, anhelo de toda la pareja, y especialmente de la mujer (aunque siempre hay excepciones a la regla ¬¬ ), lo cual les permitirá ser padres.
En fin, la cosa es que es un mal, que hoy en día, nadie puede estar indiferente: "la infertilidad", la cual se puede dar por situaciones de la vida (presión del ambiente, depresión, mala alimentación, fármacos, entre otros)  como también por situaciones de la propia naturaleza (por genética, química, contaminación, entre otros).
Pero ello no debe de echar a maldecir a todos, ya que hoy los avances en la medicina y tecnología, han encontrado las mejores metodologías, que aplicando un tratamiento de fertilidad, sea posible lograr el embarazo y el sueño de ser padres.


Y como siempre, "una ayudita nunca está de más, sino que siempre se agradece", en Chile, una de las clínicas más reconocidas en esta área, es la Clínica IVI, la cual lleva más de 20 años ayudando a miles de parejas a cumplir el sueño de ser padres. Con su grupo de especialistas, analizan cada caso, buscando la mejor metodología de tratamiento de fertilidad que logre el embarazo.
Si conoces a alguien, o tú mismo vives este problema, háblale sobre esta clinica y que visiten su sitio web...

Total, más se pierde quedándose ahí echado, que haciendo frente al problema, con lo cual se gana mucho más de lo que uno se puede imaginar, siendo muy gratificante los resultados y la experiencia vivida. Aunque todo es relativo, ya que hay personas que sin hacer nada, ganan mucho, pero son excepciones a la regla. Sólo basta con ver la vida de Nick Vujicic. Sino lo conoces, te invito a que lo busques en google y te sorprendas.


Hasta la próxima.